TAKE A WALK ON THE WILD SIDE

Take a walk es una pieza en trayecto. El escenario se despliega bajo nuestros pies conforme avanzamos. Paseamos juntos por lugares conocidos pero esta vez nuestra mirada es la de un extranjero. La voz que llega por los auriculares conecta la realidad que vemos y la ficción que vivimos. Buscamos la experiencia íntima desde una escucha personal. Te habla un amigo al oído, tú eres su confidente.

El barrio como protagonista

Los motivos humanos siempre se asemejan. Los matices los pone el contexto, el barrio, la vecindad. La pieza se reinventa, se resignifica al cambiar su emplazamiento.

El dispositivo está diseñado contando con la participación de “nativos” del lugar. Personas que colaboran e imprimen a la experiencia, a los instantes que vivimos, la frescura de lo presente, del riesgo de quien se presta a ser observado sin estar acostumbrado a ello. Ese pulso es fundamental en el trabajo. Se crea una sensación de juego, un pacto de ficción por el que apostamos todos juntos con una mirada abierta a la imaginación, a encontrar lo insólito en los lugares cotidianos.

Les vemos a ellos, nos reconocemos en ellos, paseamos juntos.

Take a walk on the wild side es un proyecto con una filosofía clara: Una pieza para un lugar. Dramaturgia y textos son nuevos cada vez y exclusivos para cada emplazamiento. Contamos con un dispositivo escénico: auriculares inalámbricos, aire libre, pasear. Todo lo demás es nuevo en cada pieza.